968 36 54 00 cerm@mail.com

HÁBITOS SALUDABLES EN LA ESCUELA MURCIANA

Recientemente se ha impulsado el Plan de calidad de comedores escolares que se enmarca dentro del convenio suscrito entre la CARM y el Colegio de Dietistas-Nutricionistas. La finalidad de este convenio es fomentar hábitos saludables en nuestros centros escolares.

Se pretende que las aulas y los comedores escolares se conviertan, no sólo en los pilares básicos de la prevención, sino también en el lugar donde se puedan fomentar comportamientos alimentarios que permitan un estilo de vida saludable.

Este ambicioso plan incluye, por una parte un programa de formación a padres, alumnos y profesores, que estoy seguro beneficiará a muchas familias de nuestra región, y, por otra, una puesta en marcha en las cantinas de nuestros centros de un tipo de alimentación saludable con el fin de que los comportamientos y buenas prácticas alimentarias se normalicen en toda la comunidad educativa.

Según anunció la propia Consejera Adela Martínez-Cachá también se desarrollará un programa de actividades lúdicas en los centros educativos con el fin de desarrollar toda una cultura de hábitos alimentarios saludables.

Damos la enhorabuena a la Consejería de Educación por esta iniciativa y a los casi 300 centros escolares que cuentan con comedor escolar que han acogido esta iniciativa con gran ilusión.


FLAMENCO EN EL AULA

Como presidente del Consejo Escolar de la Región de Murcia quisiera destacar
en este inicio un programa educativo, Flamenco en el aula, que pretende
fomentar en los alumnos de 4º, 5º y 6º de primaria el conocimiento de un arte
que forma parte esencial de nuestra cultura y que expresa de una forma
extraordinaria los sentimientos humanos más profundos.
El programa, recientemente presentado en el colegio público Monteazahar de
Murcia, está dirigido por Carlos Piñana, catedrático de Guitarra Flamenca del
Conservatorio Superior de Música y afamado guitarrista de flamenco ortodoxo.
Con este programa se pretende acercar el flamenco a los alumnos
introduciendo, para ello, algunas nociones básicas de cante, baile, guitarra y
cajón.
Esta experiencia piloto ha comenzado a desarrollarse este curso escolar
2018/19 en 24 centros escolares de nuestra región y estamos convencidos de
que tendrá una buena acogida en nuestras aulas.
El fomento del flamenco no solo pretende desarrollar competencias musicales,
de danza o vocales en nuestros alumnos sino también, y quizá esto sea lo más
importante, ayudará a consolidar valores como la empatía y el desarrollo
emocional.