Informe: La participación de las familias en la educación escolar

Informe Participación PortadaEn un contexto en el que la mejora de la calidad de nuestra educación es tan necesaria como compleja, cuando los factores de influencia son tan variados y se corre el riesgo de perderse en suposiciones y en conjeturas escasamente fundadas, adquiere pleno sentido generar evidencias empíricas, explorar a partir de ellas la importancia de la participación familiar y recomendar su atinado fortalecimiento como una forma de contribuir sustan­tivamente al éxito educativo y a la mejora escolar. Participación familiar entendida, en un sentido moderno, como sinónimo de implicación parental que puede manifestarse de distintas maneras y ejercerse con diferente intensidad.

Resumen ejecutivo

Participación y rendimiento escolar

La investigación, realizada a través de un amplia muestra de fami­lias y de centros educativos españoles, revela que las altas expec­tativas académicas de los padres sobre sus hijos, la supervisión de las tareas y deberes relacionados con la escuela, y la adquisición de hábitos lectores dentro de la familia, son factores que influyen muy positivamente sobre el rendimiento escolar de los alumnos, independientemente de la etapa educativa. Igualmente, el senti­miento de pertenencia al centro, la accesibilidad del profesorado y la participación de los padres en las actividades que lleva a cabo la escuela son variables que se asocian, de forma positiva, con los resultados académicos.

Participación y clima escolar

En cuanto a la relación entre la participación familiar y el clima escolar, el estudio revela que este último es positivo en el prome­dio de los centros, siendo los de Educación Infantil, tanto públicos como privados, los que tienen un mejor clima, y coincidiendo ello con una valoración muy elevada de sus directores. Por el contra­rio, los centros públicos de Educación Secundaria Obligatoria, con mayor número de alumnos inmigrantes de primera generación y aquellos en los que las familias no acuden a las reuniones esco­lares, son los que presentan un valor más bajo del clima escolar.

Perfil de participación

El perfil de participación de los padres muestra dos tipos clara­mente definidos. El primero corresponde a familias que presentan una alta implicación en el ámbito escolar; que mantienen comuni­cación frecuente con el centro; que poseen un mayor sentido de pertenencia al mismo y que destacan por su interés en la infor­mación sobre sus hijos. El segundo corresponde a padres con una participación meramente formal, menor sentimiento de pertenen­cia al centro y con una comunicación menos fluida con sus hijos acerca de su actividad académica.

Los padres más participativos poseen mayor nivel de estudios, particularmente la madre; mayor número de libros en casa y de recursos que favorecen el aprendizaje escolar, y más medios eco­nómicos que destinan a la educación de sus hijos. Además, tienen edad más avanzada y nacionalidad española. Por el contrario, los padres con menor nivel de participación presentan niveles más bajos de estudios, menos recursos económicos, son más jóvenes y de origen extranjero.

 Los padres reconocen una escasa implicación en el funciona­miento de los centros a través de los consejos escolares. En Educa­ción Infantil y Primaria solo la tercera parte de las familias declara conocer a sus representantes en el Consejo Escolar y únicamente una cuarta parte muestra su disponibilidad para ser miembro del mismo. En Educación Secundaria Obligatoria, tan solo la cuarta parte de las familias conocen a sus representantes y solo la quinta parte están dispuestas a ser miembros del Consejo Escolar.

Respecto al grado de participación de los padres, varía según la etapa educativa de los hijos, descendiendo notablemente en la Educación Secundaria Obligatoria, al considerar que sus hijos son más independientes y tienden a delegar más en los profesores. Sin embargo, es en esta etapa donde el impacto de la implicación parental sobre el rendimiento es mayor.

Recomendaciones

A raíz de los datos del estudio, el Consejo Escolar del Estado ela­bora una serie de recomendaciones a familias, centros y admi­nistraciones educativas. Entre las primeras, cabe destacar la im­portancia de realizar actividades en familia, en particular dedicar todos los días un tiempo a conversar y realizar juntos una comida principal. Estos hábitos no dependen del nivel socioeconómico o cultural y, sin embargo, resultan efectivos en el rendimiento esco­lar. También se anima a los padres a situar las aspiraciones acadé­micas de sus hijos entre sus principales valores, y a supervisar las tareas escolares de los mismos.

Recomienda, tanto a las asociaciones de madres y padres de alum­nos como a los centros escolares, una formación de calidad en materia de participación escolar dirigida a padres y profesores. Además, los centros deberían idear y aplicar estrategias que aumenten, entre los padres, el sentimiento de pertenencia al mismo, ya que este se ha revelado como factor clave en el rendimiento.

Por último, aconseja a las administraciones educativas que di­señen políticas que favorezcan una auténtica implicación de los padres, mediante actuaciones basadas en los centros educativos y que sean contempladas por las administraciones de carácter laboral y por las propias empresas. Igualmente, se recuerda la importancia de apoyar especialmente a los centros situados en en­tornos desfavorecidos y que escolarizan a alumnos inmigrantes en proporciones elevadas. Además, se anima a establecer programas de compensación educativa para aquellos alumnos cuyas familias no pueden prestarles apoyo académico en las tareas escolares por carecer del nivel de preparación necesario.

Descargas

Version imprimible:
Versión digital:
 
© CONSEJO ESCOLAR DE LA REGIÓN DE MURCIA - powered by e-ducativa