968 36 54 00 cerm@mail.com

viernes, 9 de marzo de 2018


El programa “Cuenta Conmigo” es un conjunto de medidas y actividades estructuradas dirigidas a la mejora de la convivencia escolar y a prevenir la violencia entre los alumnos de centros de educación no universitaria. Su contenido está adaptado para los ciclos de Educación Primaria y Educación Secundaria.

Ha sido desarrollado por el grupo de investigación de “Psicología Social” de la Universidad de Murcia, dirigido por el Profesor Dr. José Antonio Ruiz Hernández.

Este programa se ha realizado en 10 centros entre colegios e institutos de la Región de Murcia y en ellos se han reducido los casos de violencia entre sus alumnos una media de un 44%, gracias a este proyecto de la Universidad de Murcia (UMU) para la prevención y erradicación de actitudes hostiles entre los alumnos.

El director del Servicio de Psicología Aplicada de la UMU, Antonio Ruiz, presentó el pasado día 8 de marzo los resultados de este programa correspondientes al curso pasado 2016-2017, en el que participaron diez centros educativos de la Región.

 

Entre las diferentes formas en las que se lleva a cabo el maltrato, el Servicio de Psicología Aplicada subraya que las que implican denigración verbal, como insultos, motes o provocaciones, son las que más se cometen en las aulas de los centros en los que se ha desarrollado el programa. Estas conductas recogen entre un 15 y un 13,2% del alumnado que admite haberlas padecido. Le siguen de cerca las físicas, donde el 18,3% de los acosados admite recibir empujones, el 7,4% recibe patadas o golpes y un 6,4% admiten que les han pegado.

El programa ‘Cuenta Conmigo’ funciona a tres niveles: prevención, intervención temprana e intervención avanzada. Para conseguir los resultados se establece un plan de formación a docentes y padres para que puedan aplicar sus principios desde sus respectivas perspectivas; se elabora un código de buenas prácticas y un decálogo para la convivencia que debe asumir la comunidad educativa. Este proyecto ha consistido en movilizar a la comunidad educativa y buscar un compromiso para que se acepten las normas de convivencia a nivel de centros escolares, padres y alumnos.

Por último  se ha mejorado en los centros que han participado en el estudio destacando, por ejemplo, una reducción de las agresiones físicas en un 50%. Empujones, patadas y otros tipos de violencia física se han reducido de forma significativa. Por lo que respecta a las agresiones verbales, el descenso detectado casi llega al 35%; mientras que las sociales (burlas, humillaciones, aislamiento, difusión de rumores han registrado una bajada del 45%. La caída más significativa de conductas se da en lo que se consideran ataques o abusos utilizando las nuevas tecnologías. En este campo los investigadores han detectado un descenso del 83%.

Más información AQUÍ